¡Feliz en tu día, Malbec!

Aninka TokosDiario de BrindisDeja un comentario

Aunque en este momento en el país podemos disfrutar de varias uvas y también excelentes blends, nadie puede serle indiferente a una copa de Malbec. La cepa insignia de Argentina es una de las más solicitadas tanto por los que vivimos acá como por los que vienen a visitarnos y hoy, siendo su día internacional, no podía dejar de hacerle un pequeño reconocimiento en forma de post.

¿Experta en vinos? No, para nada. ¿Degustadora habitual? ¡Claro que sí! Los tecnicismos y los detalles históricos se los dejo a los que saben; yo sólo paso por acá para recomendar algunos Malbec que los van a dejar bien parados si no entienden demasiado de vinos o que quizás abren el paladar del consumidor acostumbrado a brindar varias veces por semana.

Si bien he probado un montón de vinos (y qué maravilloso que Argentina nos continúe regalando nuevos ejemplares para descubrir), en materia de Malbec noto que los que más me gustan son los orgánicos. Estas uvas que se caracterizan por ser cultivadas sin la presencia de ningún producto tóxico (pesticidas y fertilizantes, por ejemplo), son las más interesantes en boca. Les pido que no me pregunten el por qué ya que hablar de vinos es absolutamente subjetivo y si les digo que en boca sabe de una forma y en nariz se siente de otra, la verdad es que eso dependerá de quién lo esté probando. Lo que sí puedo afirmar es que son distintos, a veces más rústicos, a veces más elegantes; pero de cualquier forma los vinos orgánicos gozan de mi atención.

El primer recomendado pertenece a Familia Cecchin, un bodega que descubrí en mi último viaje a Mendoza y que amé por su sencillez. Recuerdo que nos trajimos el Malbec Roble que ven en la foto y también un Malbec Rosé fabuloso. A su lado aparece mi último romance: Krontiras Malbec de Bodega Krontiras. Lo conocí hace unas semanas, tomando vinos por copa en Vico Wine Bar (gran lugar para probar de todo y encontrar nuevos favoritos) y a partir de ese momento empecé a buscarlo con devoción. Tuve suerte en una distribuidora de Caballito y 4 botellas se vinieron a casa conmigo.

Dos para comprar en el Chino del barrio: Hotel de Huentala Wines y Com1enzos de Familia Crotta. Ambos a buen precio e ideales para llevar a la mesa y maridar con lo que tengan ganas. Los vinos de Crotta son buenísimos porque la mayor pretensión que tienen (y la mejor, sin duda) es que podamos servirlos con infinidad de platos y aún así combinan perfecto. Insisto con que mi paladar en sólo mío y quizás ustedes tienen otra apreciación pero eso es lo lindo del vino, no? Parafraseando a Michel Rolland: el mejor vino es aquel que más te gusta.

Para terminar con este Top 5, uno de gama alta: Kalós Cru de Kalós Wines. Tiene un final suave pero persistente y es perfecto para regalar o llevar a una reunión y quedar muy bien con el dueño de casa.

Aprovechando que mañana es feriado y pasado también, estamos ante una jornada que merece descorche, picoteo de algo rico y pies relajados. Sé que aún falta un rato para desenchufar del trabajo y de la rutina pero tenemos una buena recompensa al finalizar el día. Y si no gustan del vino simplemente disfruten que con eso basta y sobra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *